ARTE - MEDIOAMBIENTE 7

​Duodecálogo
José Roca.




1-Reglas y posibilidades.

Bernard Tschumi decía en The Pleasure of Architecture:
“si quiere seguir la primera regla de la arquitectura,
rómpala”. Algo similar podría decirse de la curaduría.
No hay parámetros que apliquen a todos los casos, solo
intenciones y deseos. Es mejor ser consecuente con el
desarrollo del proyecto que consistente con un
hipotético deber ser.


2-Una exposición no es una enciclopedia.

Contrario al enciclopedista, un curador no puede
incluir todos los ejemplos que ilustran un concepto;
sólo aquellos que encuentra y que están disponibles.
La curaduría crea una ficción a partir de esos
fragmentos. Al reconocer la imposibilidad de
completitud, sólo queda intentar suspender la
incredulidad del visitante frente a un conjunto de
pequeñas piezas de un rompecabezas sin modelo. Como
dijo Douglas Crimp citando a Eugenio Donato en On The
Museum’s Ruins, el museo se basa en la ficción
acrítica de que es posible representar el universo a
partir de sus fragmentos. Una exposición crea una
ficción verosímil, o al menos una en la que queremos
creer.


3-Una exposición no es una biblioteca.

Si quiero leer me voy a la biblioteca, en donde puedo
informarme en profundidad, y además no tengo que
hacerlo parado.


4-Una exposición no es un archivo.

Si quiero hacer investigación, voy de nuevo a la
biblioteca del punto anterior. Los archivos en el
contexto expositivo o se vuelven pura imagen (lo que a
veces está bien, aunque no tener acceso a los
documentos es frustrante), o se vuelven pura retórica
curatorial (lo que está mal, y también es frustrante).


5-Una exposición no es un cineclub.

Si quiero ver una película voy a una sala de cine, en
donde estoy sentado, hay oscuridad, y el ruido
proviene (casi siempre) de lo que está siendo
proyectado. Salvo contadas excepciones, las películas
de larga duración no pertenecen al ámbito expositivo.


6-Una bienal no es un museo.

El Museo, basado en la ortodoxia de la Historia del
Arte, aspira a la verdad. La Bienal no tiene los pies
plantados en una montaña de hechos, es pura
especulación. No aspiremos a la Verdad, solo a bellas
verdades-a-medias o a mentiras con apariencia de
coartadas: verosímiles, útiles, y ornadas de un velo
de sospecha.


7-Una bienal no Documenta.

Si la obra sucede en el tiempo, o fuera de los límites
físicos del recinto expositivo, hay que dejarla vivir
(y morir) allí. Nada más frustrante que una exposición
de material que documenta performances, acciones,
obras efímeras y obras en el territorio, que se nos
presentan como un recordatorio de lo que no pudimos
experimentar. A menos que haya sido concebida como
obra, o que tenga un valor contextual especialmente
significativo, la documentación pertenece al archivo,
no a la exposición.


8-Crónica de una muerte anunciada.

Toda bienal es un combate perdido de antemano, pues es
imposible incluir todos los países, todas las
regiones, todos los medios, todas las orientaciones
sexuales, todas las etnicidades, etc. No importa lo
que uno haga, siempre se queda alguien por fuera.
Partiendo de esta imposibilidad ontológica, a lo que
se aspira es a un hermoso fracaso: este último, como
bien lo señalaba Harald Szeemann, es una de las
dimensiones poéticas del arte. Apollinaire decía que
la arquitectura a lo que debía aspirar era a darle al
tiempo una bella ruina...


9-Multiculti.

Pongan en un container a 20 inmigrantes recién
llegados de diferentes países y pídanles que
establezcan una conversación productiva. Eso es a lo
que aspira una Bienal. Y a veces lo logra.


10-Una Bienal no es una Exposición Universal.

Por lo tanto, no debe tener el imperativo de una
equitativa representación geográfica. Tanto más cuando
hoy en día la noción de lo regional tiene muchas veces
más sentido que una borrosa y contestada idea de
nación. Un artista vasco se siente bien representando
a España en Venecia? ¿A qué estado representa un
artista de Ramallah?


11-Una Bienal no debe ser solo bienal.

La mayoría de las bienales se preocupan por hacer un
evento espectacular, concentrado en el tiempo y en el
espacio, y cuando termina la Gran Exposición entran en
una especie de hibernación por los siguientes dos
años. Una bienal debe encontrar maneras de extender su
acción en el tiempo y así contrarrestar la depresiónpost-
Bienal que aqueja a las ciudades que las acogen;
una forma de hacerlo es entenderse como una instancia
de creación de infraestructura, estableciendo polos de
acción que activen las escenas locales en los periodos
en los que no hay Bienal.


12-Una Bienal no es una feria de arte.

Los artistas no deben estar aislados cada uno en su
espacio como si se tratara de un stand de feria
comercial. Sus obras deben estar en un diálogo
espacial; ese texto resultante es lo que denominamos
curaduría.


13-Dramaturgia.

Tanto el recinto expositivo como el teatro muestran
una obra para un público. Sólo que en el teatro los
espectadores están inmóviles. Una exposición no es una
lista de obras o artistas, sino una experiencia
corporal: la forma como se da esta experiencia en el
espacio debe ser estudiada. ¿Por donde entro? ¿Que
veo, que oigo? ¿Cual es el remate visual de cada
movimiento? Una exposición memorable se concibe en la
mente, se compone en el espacio, y se experimenta con
el cuerpo.


14-Ecología.

¿Cual es el carbon footprint de una Bienal? Si tomamos
en cuenta los viajes de artistas y curadores y los
materiales utilizados en la producción y el montaje,
la mayoría de las bienales no pasarían un proceso de
certificación por su sustentabilidad ambiental. Si
bien algunos de estos males son inevitables (nada
reemplaza la relación directa con el artista; nadie
quiere curadores-skype o curadores-blackberry, que
curan de oido y no visitan talleres, etc), la
aproximación al montaje puede tratar de ser
responsable y consecuente. Hay que abandonar la
pretensión de tener sistemáticamente un cubo blanco
para la obra bi y tri-dimensional y una caja negra
para los videos; cada obra debe ocupar lo
estrictamente necesario para que pueda ser
experimentada sin pérdida. No es necesario esconder
las bambalinas y pintar todo de blanco: la museografía
puede ser Brechtiana en su planteamiento. Prefiero una
interferencia creativa a un diálogo de sordos, cada
uno en su torre de drywall.


15-Una Bienal no es una feria de tecnología.

A donde se va a ver lo más nuevo, lo más avanzado, lo
nunca visto. Una bienal, sobre todo en el Tercer Mundo
(que generalmente carece de museos con grandes acervos
de arte contemporáneo o lugares que exhiban el arte de
vanguardia) debe presentar una mezcla de proyectos
nuevos y obras existentes. El público local puede
apreciar obras importantes que al espectador blasé del
mundillo artístico le parezcan trilladas. Una Bienal
no es un show de nuevos talentos, ni el lugar en donde
los curadores de otras bienales puedan venir a la caza
de talento periférico.


16-Una bienal no es una escuela de arte.

Y no puede pretender reemplazarla. Pero sí puede
cumplir un papel muy importante en la educación de la
mirada, función de los museos (y una Bienal es una
especie de museo temporal). Desde su temporalidad, una
bienal puede cumplir la función de familiarizar al
público de un lugar dado con las imágenes y
discusiones del arte de su momento. La Bienal de São
Paulo presentó en 1953 el Guernica de Picasso, y cada
dos años ha familiarizado al público Paulista con los
movimientos artísticos de su tiempo. Una bienal es un
museo temporal que beneficia especialmente a la
inmensa mayoría que no puede viajar a los centros del
arte. Una bienal construye un repertorio visual en el
tiempo, un acervo de memorias que son el patrimonio
artístico de la comunidad en la cual se inscribe.


17-Educar/aprender.

Una bienal puede intentar trascender la tríada
interpretación-mediación-servicio que caracteriza el
trabajo educativo en museos involucrando la idea de lo
pedagógico desde su propia formulación curatorial. El
museo siempre intenta mediar entre el arte y el
público, trata de facilitar esta relación proponiendo
mecanismos que ayuden a comprender lo que está siendo
presentado. Pero el arte es en si mismo una instancia
de conocimiento-que no siempre pasa por lo racional:
también se aprende con los sentidos. En ocasiones, una
imagen vale más que mil palabras, un sonido vale más
que mil imágenes, y un aroma vale más que mil sonidos.
No sabemos cual será el dispositivo que desencadene
los procesos de conocimiento.


18-Emergencia.

En la oficina de Diane Karp, directora del Santa Fe
Art Institute, vi un aviso que decía "No hay
emergencias artísticas". El trabajo en el arte, por
más importante que lo consideremos, no salva vidas (o
tal vez lo haga de manera metafórica). Hay
exposiciones exitosas cuyo resultado hace olvidar que
el proceso fue una verdadera tortura. Esto está mal:
en el arte, el fin tampoco justifica los medios. Hacer
una exposición no puede terminar siendo una
experiencia angustiante, frustrante o dolorosa.


19-Responsabilidad.

Una curaduría no se firma por vanidad, sino de la
misma manera que se firma un cheque al portador: una
vez que entra en lo público, cualquiera puede cobrar,
y el curador debe estar allí para responder.


20-Comunidad.

Se hacen exposiciones para tener experiencias de vida
memorables. Entiendo la curaduría como la creación de
una comunidad temporal. Artistas y curadores entran en
un diálogo que se da por una convivencia prolongada y
una meta más o menos común. Considero exitosas
aquellas exposiciones de las que salí con amigos
entrañables. No es que aspire a que la bienal sea una
agencia matrimonial, pero sin duda debe ser un momento
de empatía. Casi nunca se puede trabajar con los
amigos; el arte puede proveer esta posibilidad.